?

Log in

 
 
15 August 2011 @ 06:17 pm
Resumen del Movimiento Estudiantil Chileno  
Me doy cuenta que la gente fuera de Chile puede oír que acá existe todo un movimiento estudiantil alborotando las calles, y de hecho algunas de las chicas en mi flist han dado su opinión y relatado algunos hechos, pero quiero entregar un poco de input con lo que yo sé sobre lo que se está exigiendo y cómo ha y está evolucionando todo.

La raíz del problema.

Probablemente todos saben que durante la década del 70’ Chile sufrió un golpe de Estado, y posterior dictadura a mano de los golpistas. Fue durante su régimen, que en Chile se creó una nueva constitución, inspirada en los ideales del neoliberalismo y que apuntaba a crear un ambiente competitivo en la sociedad, aspirando a generar mayores beneficios para el país.

El primer problema, es que el neoliberalismo tiene grandes falencias, ya que en una sociedad (que es completamente distinta a una empresa o un mercado) no logra crear competencia y calidad para todos, sino que segregación y calidad solamente si eres capaz de tener el dinero para obtenerlo. Es así como Chile en la actualidad tiene graves problemas no sólo en la educación, sino que también en la salud, en los derechos laborales, en la protección medioambiental, etc.

Como segundo problema, está el hecho que quienes están en el poder, son los mismos que apoyaron el golpe militar. Y más allá de la ética en ello, está el hecho de que comparten su visión de sociedad. Sus ideales políticos, son los mismos que están escritos en la Constitución chilena, y se genera un conflicto de intereses que ha quedado en claro con los últimos hechos.

Esquema del Sistema Educacional actual.

Nuestro sistema educacional está segmentado en etapa pre-escolar (3-5 años), escolar básica (6-13 años), y escolar media o politécnicos (14-18 años). Luego continúa la educación superior universitaria o técnica.

A su vez, los colegios se clasifican según de dónde perciben el dinero que los sustenta. Los colegios privados cobran matrículas y mensualidades (usualmente de precios altísimos) que deben pagar los padres de los estudiantes. Se supone que este tipo de colegios aseguran entregar calidad. Luego vienen los colegios denominados particulares subvencionados. Ellos reciben dinero de parte del Estado según la asistencia de los alumnos, más el dinero que cobran a los padres de los estudiantes. Estos colegios se consideran tener una buena calidad, aunque como no existe una marcada fiscalización, es posible encontrar colegios que sólo buscan una gran cantidad de alumnos por los cuales recibir dinero, sin preocuparse de lo demás. Los dos últimos pueden realizar pruebas de acceso, limitando y seleccionando a los alumnos que tendrán el privilegio de estudiar ahí (salvo los con fines de lucro, que mientras paguen no tendrán problemas con recibirlos). Por último, están los colegios municipales, los que son completamente gratuitos, se supone no pueden realizar pruebas de selección y su mantenimiento depende de las municipalidades en las que se encuentren. Si es una municipalidad con dinero, podrán intentar destinar más recursos, si es una municipalidad pobre, entonces con suerte podrán tener un par de colegios (y considerando que la gente de menos recursos vive en comunas con menores ingresos, la única educación a la que pueden optar es a la de pobres. Obviamente no vamos a ser menospreciativos, pero en Santiago existen un pequeño grupo de colegios municipales, que son considerados emblemáticos. Estos se caracterizan por tener pruebas de acceso y ser reconocidos a nivel nacional por la excelencia de sus alumnos. Lo lamentable es que sólo son unos 5).

En la educación superior la situación es bastante similar.

Existen universidades privadas, las que cobran matrículas y aranceles millonarios (que pueden ser fácilmente casi 11000 dólares, multiplicado por los 5 años promedio que dura una carrera, es muchísimo dinero [55…]). Existen en estas universidades lo que se considera universidades con cierto respeto (muchísimo más caras y relativamente exigentes al momento del ingreso de estudiantes) y otras que simplemente venden títulos universitarios. Luego, están las universidades tradicionales, las que son un grupo selecto de 16, en las que hay 3 o 4 privadas y el resto son “estatales”, entre ellas mi universidad, la Universidad de Chile. Pongo estatales entre comillas, pues el aporte del Estado a las universidades es risorio, dado que con suerte llegan a cubrir el 10% del presupuesto, y por tecnicismo, una universidad es pública cuando cubre al menos un 50% del presupuesto el Estado. Por último, existen los Centros de formación técnica, los Institutos profesionales y diversas variaciones de lo mismo. Estos son donde el negocio juega su mayor parte, ya que no existe ningún tipo de exigencias de calidad, no se regulan los contenidos que se enseñan, ni mucho menos se regula que las carreras que se impartan puedan servir de algo al momento de recibirse.

Antecedentes anteriores a esta semana.

Cuando partió el actual movimiento estudiantil, estaba todo en manos de los estudiantes secundarios, que exigían la desmunicipalización de los colegios, considerando que atentaba contra un acceso igualitario y de calidad para todos los estudiantes. Exigían que se reconstruyeran pronto los colegios destruidos por el terremoto del año pasado. Exigían que la tarjeta nacional estudiantil (que permite pagar un tercio del precio de la tarifa del transporte público [poco más de un dolar]) fuera activa durante todo el año. Además de eso, permitir la sindicalización de los estudiantes de colegios técnicos, para prevenir abusos por parte de las empresas en que realizan sus prácticas.

Los estudiantes universitarios exigíamos que se terminara el lucro en la educación en todos los niveles, con mayor énfasis en las universidades, que por razones constitucionales no pueden realizar lucro, y sin embargo, se sabe que se hacen negocios con éstas, a través de las grandes cantidades de dinero que cobran a los estudiantes y mediante los negocios que se hacen entre universidades y quienes son dueños de los inmuebles (este fue el caso del ministro de educación que fue retirado de su puesto hace unas semanas, dado que aunque ya no era accionista de una universidad, seguía ganando dinero a través de arrendarle el inmueble a ésta). Se exigía que las universidades estatales, además de ser estatales fueran públicas, o sea que recibieran como mínimo un 50% de su presupuesto a manos del Estado. De este modo, los aranceles cobrados a los estudiantes disminuirían y las universidades podrían dedicarse a realizar con mayor holgura investigación y extensión. Se exigía la eliminación de un crédito abusivo que existe para los estudiantes con menos ingresos (el llamado Crédito con Aval del Estado, que consiste a grandes rasgos en: ciertos bancos pueden ofrecer este crédito, entregando el dinero con tasas de intereses que bordean el 7% [muy superior a un crédito hipotecario que sólo llega al 2%]. No sólo con cobrar un interés así de alto hacen negocios, sino que en caso de que la situación económica actual implique riesgos para el banco, o que el estudiante no tenga dinero para pagar, los bancos exigen el pago completo más intereses y etc. al Estado, quien termina entregado miles de millones a empresas privadas, considerando que sería mucho más rentable para éste, prestar directamente el  dinero a los estudiantes). Se exige que los métodos de acreditación de universidades y centros de educación técnica hagan que éstos entreguen una educación de calidad, dado que en la actualidad se considera la acreditación en calidad sólo si los establecimientos cumplen con lo que ellos mismo consideran calidad (eso sin contar que para poder ser acreditados, las mismas instituciones deben pagar a un privado para que los revise).

Si se analiza cuidadosamente lo que se pide, más allá de platas más o platas menos, es cambiar el paradigma de la educación en Chile. Nuestro país es el único en el mundo donde se privilegia el derecho a formar empresas por sobre el derecho a la educación.

Somos el país de América Latina con mayor gasto del PIB en armamento, pero somos el país que menos dinero entrega a la educación (un 3,2 vs un 0,6). Hace unos años, nos jactábamos de haber ingresado a la OCDE (Organización para la cooperación y el desarrollo económico , que se puede resumir en la organización de los países ricos), pero resulta que un estudio realizado por dicha organización demostró las falencias de nuestro sistema, donde las familias deben aportar  más del 80% del costo de las carreras, endeudándose de por vida, mientras el Estado sólo aporta un 20%. En cambio, los países de la OCDE tienen completamente invertido este gasto (algunos incluso son completamente Públicos, como en Finlandia si la memoria me acompaña).

Chile lamentablemente se ha transformado en el país de “sálvate cómo puedas”. El individualismo existente es tal, que la gente prefiere hacer oídos sordos a lo que se dice (y no puedo tener mejor ejemplo que con mi papá, quien desprecia/ignora lo que hacemos con mi hermana).

Esto es lo que queremos cambiar. ¿Por qué si nuestro país tiene los recursos, debemos contentarnos con endeudarnos por más de 20 años? ¿Por qué debemos aguantar que una gran cantidad de estudiantes ingresen a universidades que le cobrarán un ojo de la cara y dos riñones, que tendrán acceso a una mala educación, y donde la mitad será incapaz de seguir pagando, quedándose sólo con la deuda y sin ningún estudio, mientras que el otro resto logrará salir, pero su título universitario valdrá nada y trabajarán en cualquier cosa menos en lo que estudiaron?

Situación actual.

Los últimos acontecimientos tienen tantas aristas, que se hace difícil resumirlos todos.

El lunes pasado el gobierno presentó una nueva propuesta de acuerdo, en contra-respuesta al presentado por los estudiantes secundarios, universitarios y profesores. Esta propuesta era de larga extensión, en un lenguaje complejo y lleno de vacíos. Si hubo una palabra que se repitió en todas las asambleas al respecto fue ambiguo. Como un profesor de mi universidad aclaró, en las tres primeras páginas, no son para nada ambiguos, sino que completamente férreos en su postura, en la postura neoliberalista, argumentando que no es crimen ni pecado obtener ganancias gracias a la educación que se entregue, que es válido cobrar de más para enriquecerse un poco mucho.

En el resto del documento, transan puntos que son débiles, agregan cosas que nunca se pidieron (no que por ello sea malo), y se dan soluciones parche que sólo sirven para agravar la situación y profundizar la brecha de diferencias de clase.

Yo, antes de involucrarme en todo esto, pensaba que el neoliberalismo no era tan malo. Vamos! La teoría explica que si uno enfrenta distintas empresas, para que estas puedan ganar clientes, deben entregar buenos productos, de ese modo, a través de la competencia, la calidad mejorará. La realidad es otra cosa. En la realidad ocurre que los que pagan mucho  dinero son quienes pueden acceder a una mejor educación (o pagar por el título universitario) y los que no tienen dinero, no tendrán ninguna opción más que conformarse con lo que le quedó. Este tipo de sistema sólo lleva a una estratificación y al acceso sólo por cuánto pesa tu bolsillo.

El resto del documento es realmente ambiguo y/o reporta graves falencias, casi ridículas. Dicen asegurar calidad, sin decir cómo. Aumentarán el aporte a las universidades, pero aclarando que bajo sus condiciones (a través de convenios por desempeño) sin aclarar cómo intervendrán ni cuánto entregaran [para que se hagan una idea: el presupuesto de un año sólo de mi universidad es de casi mil millones de dólares]. Ahora, sumando lo del presupuesto, está los de los 4000 millones de dólares. Resulta que todo este dinero no será entregado en un año, como han expresado en algunos diarios en Chile, sino que distribuido en un plazo de 4 a 6 años, o sea que con mucha suerte serán mil millones por año. Además, un cálculo hecho por una organización independiente que se enfoca en mejorar la educación (Educación2020) han visto que sólo en cubrir la cantidad de becas que desean entregar, utilizarían mil millones de dólares por año. ¿No da la impresión de que las matemáticas no cuadran?

Es por eso que se ha planteado el hacer una reforma tributaria, que sea como la gente y aumente los impuestos a las empresas, quienes curiosamente son quienes a través de distintas trampillas legales son los que menos impuestos pagan.

También se ha planteado la re-nacionalización del cobre. Somos uno de los países que más exporta este mineral. Existe una empresa del gobierno (Codelco) quienes tienen las mayores ganancias, siendo que extraen un pequeño porcentaje, sin contar con que son autosuficientes, ya que a través de los minerales agregados que sacan del cobre (como oro, plata y más), al venderlos logran solventar los gastos de todo lo demás.

En cambio, las empresas extranjeras sacan el cobre, se quedan con eso y con el resto de los minerales, se los llevan y dejan una miseria de dinero para el país. Lo que se les cobra de impuesto con suerte alcanza el 7%, cuando la mayoría de los otros países con situaciones similares cobra alrededor de un 30% de impuestos. Y ese tema definitivamente da para mucho más.

Las últimas dos aristas son las encuestas que se realizan periódicamente en el país, viendo la aprobación/desaprobación del gobierno, de la oposición y de diversos asuntos nacionales. El jueves 4 de agosto salió la última encuesta CEP, en la que se declaró que sólo un 26% de la población apoyaba el gobierno actual. UN 26%! Es la peor evaluación que ha existido desde que se realiza la encuesta.  Y en la misma línea, la aprobación de la oposición es de un 17%. Claramente expresa que nadie está conforme con quienes nos representan. Es por eso que la clase política se altera con estos resultados, pues temen ingresar a una etapa de falta de gobernabilidad que dañe la imagen país en el extranjero.

Un total del 67% rechaza al gobierno, y más de un 80% está a favor de las protestas estudiantiles.

Las cosas son claras cuando se ven así, no?

Para rematar todo, y quienes vieron mi comentario en facebook lo podrán entender, el miércoles 3 de agosto se prohibió legalmente que se pudiera realizar una marcha por la principal arteria del país. Luego, el jueves 4, los grupos de estudiantes trataban de poder reunirse, cuando con bombas lacrimógenas y camiones lanza-aguas dispersaban grupos que con suerte eran de 20 personas. El recurso de ley en que se basó el gobierno para hacerlo, es considerado anti-constitucional, pues la ley dice que se pueden realizar marchas pacíficas sin necesidad de previa autorización ni permisos, y sin embargo, con un inciso agregado, estipulan que el gobierno puede decir si una marcha es válida o no.

No sólo eso, pero en las noticias las entregan mal, predisponiendo a los televidentes en contra de las movilizaciones al colocar las mismas imágenes de un delincuente lanzando una piedra, en reiteradas ocasiones. Entregan información alterada o no confirmada.

Se demostró cómo las fuerzas policiales se infiltran como encapuchados para causar destrozos, responsabilizando así a los estudiantes (no que yo niegue que hay parte de grupos violentistas que aprovechan las marchas para hacer destrozos, pero son fácilmente incitados por carabineros). La misma policía atacó edificios representativos, como la sede de la Federación de Estudiantes de Chile, la sede del partido Comunista, las Facultades de Arquitectura y Urbanismo de la Chile, la Fac. de Derecho de la Chile, la Casa Centra de la Chile, el Instituto Nacional (uno de los colegios emblemáticos que mencionaba arriba), sin contar las casas particulares y el transporte público.

Se están vulnerando todos nuestros derechos básicos, y no hay nada que hacer.

Lla represión contra los estudiantes y la gente que quiso protestar pacíficamente fuera de sus casas, o que simplemente estaba caminando en la calle fue brutal. Y aún así, el gobierno se golpea la espalda felicitándose por haber reprimido a quienes protestan. Hasta hay un alcalde (del que todo mundo hace burla, por sus comentarios ridículos) ha sugerido sacar las fuerzas armadas para limitar las movilizaciones, abriendo nuevamente una herida que el país no está dispuesto a tolerar, que es ver a las FFAA controlando el ambiente como en la dictadura.

El gobierno y los políticos son ciegos, sordos y tontos, pues no son capaces de comprender que esto es más que una pataleta de un grupo de estudiantes (ni unos inútiles subversivos, como dijo un senador de la República). Si una encuesta revela que un 80% de la población opina que las cosas hay que cambiarlas, no se puede pensar que los que quieren un cambio son sólo los que estaban en la Alameda protestando. Cuando salí a la avenida fuera de mi casa el otro día, había un niño de cinco años golpeando una olla en señal de protesta (el famoso cacerolazo).

Esto es querer definir el país que queremos ser, porque los que salimos a protestar no tendremos ninguna ganancia, aún más, perdemos clases (llevo más de 2 meses en paro) y tiempo, pero lo hacemos por nuestros hermanos, por nuestros hijos y nietos. Por los que vienen.

Queremos un país más solidario, un país con un mejor futuro.

Casi pareciera que el gobierno y los políticos desean tener entre sus manos una nación descontenta, revolucionada e ingobernable.

Si leyeron todo esto, y desean compartirlo, siéntanse libre de copiar el link.  

This entry was originally posted at http://siniestramalfoy.dreamwidth.org/75008.html feel free to comment on either post.
 
 
 
Gabriela: Balletgabilu on August 15th, 2011 10:49 pm (UTC)
La verdad no quiero opinar ni decir qué me parece bien ni qué me parece mal, así que sólo te doy las gracias por ponerlo así, tan claro y legible para que todos (en especial los extranjeros), sepan qué está pasando.
Siniestra Malfoysiniestramalfoy on August 16th, 2011 02:12 am (UTC)
Oh, pues esa era la intención, que sirviera para poder entender un poco mejor :) tenía algo de miedo que pudiera ser demasiado ilegible, pero me alegra saber que no es así :)

De la opinión, pues creo que cada uno debe tenerla, pero sí ser consecuente con ella ;)
Glosolía_lunatica on August 16th, 2011 12:39 am (UTC)
Esto está super completo XD

El otro día con Toffy pusimos nuestras manos pintadas en la casa central ;)
Siniestra Malfoysiniestramalfoy on August 16th, 2011 02:08 am (UTC)
Gracias! xD los había escrito el 4 de agosto, pero por diversos motivos no había llegado a subirlo :P Y sí! xD me fui muy en la volá, de hecho lo iba a hacer aún más largo y fue como "duh, nadie lo va a querer leer xD"

Aww! yo también fui, claro que a ver los cuerpos pintados y luego a Quilapayún :P